Al tomar la decisión de incorporar a otro cazador a nuestra familia es algo lindo, porque tu primer perro ahora tendrá con quien jugar y un compañero siempre. Pero esta presentación puede tener algunos inconvenientes si no lo haces adecuadamente. Te dejamos algunos tips:

 

  • El primer día se recomienda que se conozcan en lugar externo a la casa como un parque, ya que, el introducirlo directo en la casa del antiguo perro puede generar rechazo al sentir que invade su espacio.. 
  • Se recomienda que el nuevo cazador esté unas horas solo en la casa para que así deje el olor, luego traer al antiguo cazador solo y como manera de juego esconder premios para que busque y asocie el olor del nuevo perro con algo positivo que vendrían a ser  los premios.
  • Deja que el cachorro investigue la casa: la huela, la explore y permite que el perro le acompañe.
  • Separa las zonas concretas de ambos. Que las camas sean diferentes y estén separadas (incluso de habitaciones) y sobre todo de los cuencos de comida. Que nunca se molesten a la hora de comer, porque las peleas y desencuentros se dan mayoritariamente por problemas de posesión de la comida, por tanto, no deben verse comer. Esto solo tiene que suceder en las primeras semanas.
  • Una vez que la relación se vaya estrechando ya podrás poner una zona específica para ambos, tanto para dormir como para comer.
  • Jamás prestes mayor atención al cachorro que al perro. Inconscientemente se tiende a prestar más atención al cachorro porque causa más gracia y nos despierta más el sentimiento de protección pero esto puede causar celos en el otro perro, que puede ver al cachorro como un rival. Por tanto, mide mucho esto. La atención debe estar repartida a partes iguales entre ambos perros.
  • No cambies las rutinas que ya tenías con el perro. Si el perro ve que con la llegada del cachorro sus rutinas cambian, podrá cambiar la actitud hacia él.
  • Es normal que haya gruñidos, además son necesarios y no debemos nunca actuar ni mediar. Los cachorros suelen ser muy pesados, quieren jugar a todas horas, se dedican a morder a todo y a todos, y lo común es que el perro le gruña e incluso suelte algún aviso. Es un proceso totalmente normal y que debemos tolerar con serenidad. Solo debemos actuar si vemos que puede haber más que gruñidos.
  • Ayuda a que la relación sea positiva. Evita la ansiedad. La actividad física es el mejor remedio para que ambos estrechen la relación, actividades donde disfruten, que asocien cosas agradables que pasan con el hecho de estar juntos, etc.

Bibliografía:

Sandra Ferrer (2019). CÓMO EDUCAR A UN CACHORRO. Recuperado de: https://comoeducarauncachorro.com/blog/mi-perro-no-acepta-al-nuevo-cachorro-que-hago.html#:~:text=La%20atenci%C3%B3n%20debe%20estar%20repartida,debemos%20nunca%20actuar%20ni%20mediar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para personalizar contenido y anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. Al utilizar nuestro sitio web, acepta nuestra politicas de privacidad y de cookies.