La limpieza de los ojos en perros:

 

Los ojos de nuestros cazadores, segregan fluidos que mantienen el ojo húmedo y en buenas condiciones. En muchas ocasiones estos fluidos se pueden resecar y acumular en las comisuras de los ojos, dando lugar a legañas.  

Las legañas, cuando el ojo está sano, suelen ser de un color blanquecino. Estas se pueden quedar pegadas en el lagrimal de forma que, si no se los ayuda a limpiar y retirar los restos, estos pueden llegar a irritar la piel de la zona.

Tips para la limpieza ocular: 

  • Utilizar un paño húmedo suave humedecido con agua templada para limpiar  la zona. No utilizar servilletas de papel, ya que, al estar mojadas, pueden dejar pequeños trozos que podrían introducirse en los ojos. También se debe evitar el uso de champús en esta zona porque pueden generar irritación.
  • Para las razas de hocico corto, se suelen forman una serie de manchas en la zona del lagrimal y en los pliegues de la piel del hocico, resultado de la oxidación de la lágrima. A veces esto se presenta acompañado de irritación de la piel. Existen productos en el mercado que van a ayudar a eliminar estas manchas.
  • Este tipo de rutina de limpieza se puede llevar a cabo cuando haya mucha legaña, de forma periódica una o dos veces a la semana, o cuando el animal ha estado expuesto a algún factor que le pueda afectar (por ejemplo, un paseo donde hay exceso de polvo en su entorno).

 

¿Cuándo puede ser necesario acudir al veterinario? 

  • Conjuntivitis: puede ser alérgica, infecciosa por presencia de algún virus o bacteria, secundaria a un cuerpo extraño dentro del ojo, por irritación por polvo o sustancias químicas o como consecuencia de otras enfermedades. Como síntomas más evidentes, se observará dificultad para abrir el o ojos afectados y una gran cantidad de secreción ocular.
  • Úlcera corneal: se produce una lesión grave en la córnea si el animal sufrió algún traumatismo o infección, o puede deberse a agentes químicos, entre otras causas. Mostrará dolor, ojos irritados, lagrimeo e intolerancia a la luminosidad.
  • Glaucoma: se trata de una elevación de la presión ocular que puede dar lugar a cambios en la retina, ocasionando pérdida de la visión. Puede ser causado por factores genéticos o secundario a otros procesos, anormalidades o enfermedades oculares. Se llegan a observar unos ojos irritados o rojos, con la pupila dilatada y suelen mostrar dolor de forma evidente.
  • Cataratas: la gran mayoría de estas son por causas hereditarias y son más frecuentes en perros que en gatos. oculares. 

Vanessa Galán (2022). Cómo cuidar los ojos de mi perro o gato. Recuperado de:

https://www.santevet.es/articulo/cuidado-ojos-perros-gatos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para personalizar contenido y anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. Al utilizar nuestro sitio web, acepta nuestra politicas de privacidad y de cookies.