Sabemos que nuestro felino no cambia de opinión fácilmente… la mayoría de veces se sale con la suya!. Pero, sabemos que lo mejor que le podemos dar a nuestro felino es la dieta BARF es lo que le conviene por los múltiples beneficios que le da , por ello, tendremos que tener una estrategia para no desistir.

 

 Los gatitos destetados que, casi sin esfuerzo, cambian a una dieta cruda. Si no han tenido acceso a esta variedad amplia de sabores, texturas y proteínas de pequeños, la tolerancia de nuestro gato se verá muy reducida de adulto, principalmente debido a su naturaleza adictiva y que son, por lo general, poco amigos de los cambios. Además, les hemos alimentado con la misma marca durante toda su vida, su adicción será total.

 

En el caso de las croquetas su fabricación realiza un proceso de extrusionado (cocción o el tratamiento térmico) las croquetas son rociadas con grasas y saborizantes para incrementar su atractivo, lo que es para nuestros felinos tan irresistible como una droga.  La transición de un gato a BARF puede ser rápida en algunos casos como también lenta.. así que hay que armarse de paciencia para algo que merece la pena.

 

Hay dos principios básicos:

  1. Debemos ir al ritmo de nuestro gato, no precipitarnos.
  2. No podemos dejar a nuestro gato un día sin comer.

 

La razón de este último punto es que nuestros felinos pueden desarrollar muy rápidamente lipidosis hepática. Esta enfermedad se puede dar sobre todo cuando nuestro gato viene de las croquetas. Puede ser mortal y se produce por un acumulamiento de grasa en el hígado cuando, al dejar de comer, este comienza a transformar grasa en energía. 

 

Así, es mejor que intentemos ayudarle a que quiera hacer el cambio poco a poco en lugar de tratar de forzarlo. Si es necesario, daremos un paso atrás en el proceso cuantas veces haga falta. Lo único podemos asegurarte: con paciencia, constancia y amor el cambio se consigue y los beneficios son para toda la vida.

 

Paso I: Cambia a tu gato de seco a húmedo

Empezar cambiando a una buena comida húmeda cocida en lata o sobre que directamente a una comida cruda. Además, si el pienso está siempre disponible, es mejor racionarlo y proporcionarlo en tres tomas que dejaremos disponibles durante 15 minutos cada vez, de esta manera pondremos un punto de hambre a trabajar a favor.

 

Los gatos cambian a comida en lata o sobre con relativa facilidad, si no es así, prueba a sustituir una de las tres comidas por comida húmeda y  a medida que la acepte, cambia el resto de tomas.

 

Paso II: pasa a tu gato de húmedo a crudo / BARF

Excepto en contados casos, los gatos tendrán más reticencias con la comida cruda ya que la diferencia es considerable en el olor, forma y sabor a lo que tomaban y puede que ni lo reconozca como comida. Se puede hacer la prueba ofreciéndole trocitos de pechuga de pollo como premios, si lo acepta bien, puedes intentar una aproximación de golpe.

 

Luego, Igual que en el paso anterior, serviremos una de cada tres comidas con crudo y trataremos de avanzar. Si después de estos pasos no logramos el objetivo se puede aplicar lo siguiente:

 

  1. Colocar un trocito de la comida cruda o ligeramente cocida, pollo a temperatura ambiente, al lado de sus tomas de latita. Este proceso puede durar semanas o más, pero tanto si es de repente como si lo tantea poco a poco, nuestro gato acabará aceptando el nuevo complemento.

 

  1. Colocar la nueva comida y repartir por encima un poco de la anterior o mezclar las dos, para que  nuestro felino tenga la oportunidad, aunque por accidente, de probarla. También puedes rociar la mezcla con un poco de agua de una lata de atún al natural. A partir de aquí, podemos incrementar progresivamente el contenido natural crudo comenzando con un 90% de comida húmeda y 10% de crudo, hasta que completemos el proceso.

 

En el proceso, no te preocupes si tu gato rechaza alimentos que el día anterior comió, ya que esto es bastante normal, da un paso atrás en términos de porcentaje y sigue la rutina.

 

Bibliografía:

Puro Menu (2021). Cómo pasar a tu gato del Pienso a una dieta BARF. Recuperado de:

https://puromenu.es/blogs/dieta-barf-puroblog/como-pasar-a-tu-gato-del-pienso-a-una-dieta-barf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para personalizar contenido y anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. Al utilizar nuestro sitio web, acepta nuestra politicas de privacidad y de cookies.